Mensaje a los socios sobre el iv congreso de responsabilidad social “paz y reconciliaciÓn en los territorios” de la fundaciÓn el nogal

Hoy queremos transmitirles un parte de victoria y de satisfacción por el deber cumplido, en respuesta al mandato establecido en el objeto social, misión y visión de la Fundación El Nogal y la confianza dada por ustedes. El desarrollo del IV Congreso de Responsabilidad Social “Paz y reconciliación en los territorios” fue todo un éxito bajo la orientación del Consejo de Dirección de la Fundación, con el apoyo de un Comité Académico de excelsas calidades y en alianza con la Cámara de Comercio de Bogotá y la Agencia Colombiana para la Reintegración.

Gracias a todos ustedes por su permanente colaboración y sus aportes mensuales. Gracias al Club, a su Junta Directiva y a todo el equipo de la administración tanto del Club como de la Fundación, del cual nos sentimos orgullosos por su profesionalidad y gentileza.

Con el concurso de la Universidad EAN estamos preparando las Memorias del Congreso que oportunamente les haremos conocer. Por lo pronto, como testimonio de la filosofía del trabajo que venimos realizando, queremos compartirles algunos extractos del discurso de apertura del presidente del Club, doctor Santiago Perdomo Maldonado; del discurso de cierre del presidente de la Fundación, doctor Javier Restrepo Giraldo; y del expresidente Belisario Betancur Cuartas quien generosamente presidió el acto académico del Premio “Los jóvenes y la reconciliación”. Queremos agradecer sus palabras de reconocimiento a la labor de la Fundación.

Extracto del discurso del señor presidente del Club El Nogal, doctor Santiago Perdomo Maldonado, en la instalación del IV Congreso de Responsabilidad Social.

El país enfrenta grandes decisiones, importantes retos. La reconciliación puede estar más cerca que nunca. No podemos postergar más todo lo que debemos construir como nación. Y aunque el perdón sanará las heridas, la única manera de lograr una reconciliación perdurable y sólida es la reparación de Colombia.

Llegó el momento de pensar que la reparación es un todo. Llegó el momento de la Colombia construida por todos y para todos. La reparación del país es el camino para garantizar y heredar una Colombia en paz, con oportunidades, capaz de generar desarrollo sostenible a lo largo y ancho de todo el territorio. Permítanme soñar… soñar con una nación capaz de repararse. Una Colombia en paz”.

Apartes del discurso del señor presidente de la Fundación El Nogal, doctor Javier Restrepo Giraldo, en la sesión de cierre del IV Congreso de Responsabilidad Social.

Como bien anotaban algunos de nuestros panelistas, la comunidad del Club El Nogal se ha constituido a lo largo de estos últimos años en un territorio de perdón y reconciliación, simbólicamente hablando. Fieles al pacto que decidimos hacer con la sociedad y los colombianos, lo hemos asumido con respeto en el transcurso de los cuatro congresos de responsabilidad social realizados por nuestra Fundación El Nogal. La diversidad de posiciones intelectuales e ideológicas de los diferentes líderes y lideresas sociales y empresariales que han tenido oportunidad de expresar abierta y democráticamente sus discrepancias y acuerdos, frente a temas tan complejos como el pacto global de responsabilidad social, ética y desarrollo, justicia transicional y, en este tramo, la reconciliación en los territorios.

La realidad política que hoy nos confronta frente a algunos de los actores del conflicto armado en Colombia, nos obliga a pensar en las acciones y posiciones que el empresariado debe acometer para superar con éxito las dificultades económicas, estructurales y laborales que supone la firma de un tratado de fin del conflicto.

La paz es responsabilidad de cada uno de nosotros y no la veremos concretada como un hecho real, si no la asumimos individualmente como personas y como empresas y la emprendemos mancomunadamente desde nuestros territorios como el único camino de toda nuestra sociedad y comunidad”.

Extracto de las palabras del expresidente Belisario Betancur Cuartas, quien presidió la sesión académica del Premio “Los jóvenes y la reconciliación”.

Me siento muy orgulloso de estar participando en este acto académico. No es una frase de protocolo que les hago porque no soy muy dado a las zalamerías, no es ese mi fuerte; pero como reza uno de los eslóganes del Congreso, lo que estamos construyendo los colombianos en este momento de nuestra historia es un nuevo país, y esa construcción de ese nuevo país nos corresponde a todos, estemos donde estemos, con respeto con el del frente, con el otro. Una sociedad la construyen todas sus gentes de disímiles caracteres, de distintas procedencias, de pensamientos diferentes.

Como lo expresaba el panfletario francés Leon Bloy, toda nación es un plebiscito de cada día. De cada día quiere decir, de cada instante, y ese plebiscito lo estamos refrendando, instante por instante, la totalidad de los miembros de la nación. Lo estamos refrendando, ratificando o rectificando; como en este caso, estamos recibiendo llamados de donde quiera, de toda suerte de procedencias y nos corresponde atender esos llamados, como los que hace la Fundación El Nogal.

Creo que este comportamiento de la Fundación es ejemplar y ejemplarizante y creo que se debe repetir dondequiera, con el objeto de que irradie y de que trascienda. ¿Por qué? Porque lo que está haciendo es cumpliendo un mandato histórico, convocando a todos los miembros del Club El Nogal y a eximias personalidades, convocando a la sociedad colombiana, como lo expresó el señor Javier Restrepo en sus palabras de clausura del foro.

Ese llamamiento no debemos desoírlo. Ese llamamiento que cumple la Fundación El Nogal debe establecer una especie de estación repetidora con el objeto de que los colombianos, de dondequiera que provengamos, coadyuvemos en esa tarea, tarea de la totalidad de los colombianos.

Yo solía visitar los territorios nacionales, que entonces no se llamaban departamentos. Me decían: “¿Usted por qué va tanto por allá, si allá hay muy poquitos votos?”. Y yo respondía: “¡Pero hay mucha patria!”.

Allí, en los territorios, están haciendo presencia instituciones como la Fundación El Nogal, a la que felicito desde el hondón de mi alma, porque la tarea que hacen es pedagógica, ejemplar y ejemplarizante. Me siento muy orgulloso de estar de nuevo aquí, así sea apenas como testigo del hermoso testimonio que la Fundación El Nogal da a los colombianos. Muchas gracias”.

Estamos en la evaluación del Congreso y, desde ya, estamos trabajando en definir el tema, la fecha y la metodología del V Congreso. La cultura de la paz, la pedagogía por la paz y la reconciliación orientarán esta reflexión que esperamos concretar en un próximo ejercicio de planeación estratégica. De nuevo muchas gracias.

 

 

JAVIER RESTREPO GIRALDO        JAIME RODRÍGUEZ AZUERO

Presidente                                  Vicepresidente

 

 

INÉS ELVIRA ROLDÁN PARDO

Directora